CÚPULA DE SANTA MARÍA DE LAS FLORES

Catedral de Florencia, cúpula 2

Identifica esta obra. Describe su forma, su doble estructura y los sistemas de empujes, y los materiales que se utilizan; explica en qué otras obras se inspira o influye. Valora las novedades que aporta y su sentido simbólico. Cita las fuentes que utilices.

 

IDENTIFICACIÓN:

Nos encontramos ante la cúpula de Santa María de las Flores, símbolo de la cuidad y de los nuevos tiempos,  que abre el ciclo  de las grandes cúpulas de la modernidad.     Es una de las obras arquitectónicas más importantes y, al mismo tiempo, más influyentes del Renacimiento italiano. Su construcción se concluyó en 1471. La autoría es perteneciente a Filippo Brunelleschi, que no pudo verla terminada, ya que murió antes. La cúpula se encuentra en la Basílica de Santa María de las Flores, Florencia.

DESCRIPCIÓN:

El tambor fue levantado a comienzos del siglo XV y ya solo restaba concluir la construcción de la cúpula. En 1418 se convocó un concurso para completar el espacio, y el proyecto de Brunelleschi fue el seleccionado. Se trata de una cúpula de dimensiones colosales, 42 m. de altura, apuntada o parabólica al exterior (no podía desentonar con el resto de la catedral gótica) y rematada por una gran linterna, que enlaza. Sobre el tambor octogonal que ya existí, iluminado por ocho óculos, Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo horizontales imitando al m,odelo romano de opus spicatum(ladrillos en forma de espina), quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna. De esta manera, obtenía una bóveda exterior apuntada. Sin embargo, en el interior creó otra bóveda, esta vez semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio hueco que quedaba entre las dos permitió contrarrestar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de la bóveda semiesférica(mucho más pesada). Otra novedad es que construyó la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.

VALORACIÓN:

Esta cúpula no es ya la expresión colectiva del sentimiento religioso de la comunidad, sino la expresión individual de un artista que interpreta el sentimiento colectivo. La cúpula no se limita a concluir un edificio de otra época, sino que lo redefine, lo adopta, transforma su significación. Brunelleschi se propuso equilibrar, con la cúpula, todos estos espacios (masas en el exterior, espacios vacíos en el interior), es decir, transformar en proporcional el edificio concebido en sentido dimensional. La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aún hoy está considerada como una de las obras  arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, tanto por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción en cimbras.

FUENTES:

– AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Página 201. – http://artetorreherberos.blogspot.com.es/2010/01/comentario-de-la-cupula-de-santa-maria.html

AUTOR: Alejandro Fdez.-Cotta Andrade

12 respuestas a CÚPULA DE SANTA MARÍA DE LAS FLORES

  1. José Manuel Oliva Estudillo dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Estamos ante la Cúpula de la Catedral de Santa María de las Flores, cuyo autor es el importante arquitecto italiano Filippo Brunelleschi (1418-1446), su localización está en Florencia, Italia, ciudad a destacar por sus grandes obras. Y la podemos clasificar dentro de la arquitectura renacentista del Quattrocento italiano. Cuya datación abarca 1296 – 1418.

    DESCRIPCIÓN:
    Nos encontramos ante la primera obra renacentista. En estos años se recuperan las formas de la Antigüedad clásica y se aplican a las nuevas manifestaciones artísticas. Muchos de los artistas son considerados humanistas, ya que tienen un gran conocimiento tanto de arte como de geometría, matemáticas y ciencias. Es por ello que en las obras del Renacimiento predominan las formas simétricas y armónicas, tomando siempre como referencia el cuerpo humano.

    La gran cúpula de 43m tiene forma de doble cascarón: entre el interior (semiesférico) y el exterior (apuntado) existe un espacio hueco. Se levanta sobre un tambor octogonal de piedra revestido por placas de mármol (blanco, verde y rosado). Cada una de las ocho caras tiene un óculo. Al exterior está cubierta por tejas rojas, pero su aspecto es esbelto gracias a la curvatura de los nervios de mármol blanco que ascienden a la parte superior, donde encontramos la linterna.

    Fue Filippo Brunelleschi (1337-1446) quien inluyó innovaciones técnicas como por ejemplo: dejó a un lado el uso de cimbras y empleó aparejo de ladrillo hueco con forma de espina de pez. Y es que además de arquitecto, era orfebre e ingeniero. Conocía muy bien las matemáticas y la geometría, e inventó nuevas técnicas constructivas. Se le considera también el descubridor de la perspectiva moderna.

    VALORACIÓN:
    Brunelleschi se inspiró para esta obra en los sistemas de construcción romanos, especialmente en la cúpula del Panteón de Agripa. Su fama se debe a que durante años destacaba en altura sobre el resto de edificaciones de Florencia, convirtiéndose en el símbolo de esta ciudad-estado del siglo XV. Miguel Ángel se inspiró en ella para realizar la cúpula de San Pedro del Vaticano, y muchos otros artistas europeos la imitarían en el futuro, como por ejemplo en la Catedral de St. Paul de Londres (siglo XVII) y el Capitolio de Washington (siglo XIX).

    FUENTES:
    (1) http://es.wikipedia.org/wiki/Santa_Mar%C3%ADa_del_Fiore

  2. Alejandro Fdez.-Cotta Andrade dice:

    IDENTIFICACIÓN:

    Nos encontramos ante la cúpula de Santa María de las Flores, símbolo de la cuidad y de los nuevos tiempos, que abre el ciclo de las grandes cúpulas de la modernidad.
    Es una de las obras arquitectónicas más importantes y, al mismo tiempo, más influyentes del Renacimiento italiano. Su construcción se concluyó en 1471. La autoría es perteneciente a Filippo Brunelleschi, que no pudo verla terminada, ya que murió antes. La cúpula se encuentra en la Basílica de Santa María de las Flores, Florencia.

    DESCRIPCIÓN:

    El tambor fue levantado a comienzos del siglo XV y ya solo restaba concluir la construcción de la cúpula. En 1418 se convocó un concurso para completar el espacio, y el proyecto de Brunelleschi fue el seleccionado. Se trata de una cúpula de dimensiones colosales, 42 m. de altura, apuntada o parabólica al exterior (no podía desentonar con el resto de la catedral gótica) y rematada por una gran linterna, que enlaza. Sobre el tambor octogonal que ya existí, iluminado por ocho óculos, Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo horizontales imitando al m,odelo romano de opus spicatum(ladrillos en forma de espina), quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna. De esta manera, obtenía una bóveda exterior apuntada.
    Sin embargo, en el interior creó otra bóveda, esta vez semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio hueco que quedaba entre las dos permitió contrarrestar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de la bóveda semiesférica(mucho más pesada).
    Otra novedad es que construyó la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.

    VALORACIÓN:

    Esta cúpula no es ya la expresión colectiva del sentimiento religioso de la comunidad, sino la expresión individual de un artista que interpreta el sentimiento colectivo. La cúpula no se limita a concluir un edificio de otra época, sino que lo redefine, lo adopta, transforma su significación. Brunelleschi se propuso equilibrar, con la cúpula, todos estos espacios (masas en el exterior, espacios vacíos en el interior), es decir, transformar en proporcional el edificio concebido en sentido dimensional.
    La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aún hoy está considerada como una de las obras arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, tanto por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción en cimbras.

    FUENTES:

    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Página 201.
    http://artetorreherberos.blogspot.com.es/2010/01/comentario-de-la-cupula-de-santa-maria.html

  3. Adrian Quintanilla. dice:

    IDENTIFICACION:
    En la imagen se observa la cúpula de Santa María del Fiore (Catedral de Florencia). su arquitecto es Brunelleschi, Filippo (1377-1446).Su cronologia data del 1418-1446.Se puede localizar en Florencia.Su estilo es renacentista(Quattrocento)se utilizan los siguientes materiales:Ladrillo, piedra, mármol.Dimensiones: 114 ms –altura- y 41 ms-diámetro-Tipo de edificio: Arquitectura religiosa.

    ANALISIS:
    La Catedral de Santa Mana del Fiore, en la ciudad de Florencia, es una de las obras más importantes y, al mismo tiempo, más influyentes del Renacimiento; decisiva hasta el punto de que ha sido tomada como referencia esencial de este estilo, ya que la Cúpula que remata la Catedral gótica abre las puertas al nuevo estilo renacentista.
    Se trata de una cúpula de dimensiones colosales, 42 m. de altura, apuntada o parabólica al exterior (no podía desentonar con el resto de la catedral gótica) y rematada por una gran linterna, con una estructura realizada con ladrillos, sobre una base octogonal (como era el tambor ya construido) y compuesta de dos cascarones o cúpulas paralelas. Se trata de la mayor estructura de ladrillo del mundo, construida con ladrillos romanos, de muy buena calidad, y fabricados bajo la estricta supervisión de Brunelleschi. Así, la cúpula está integrada por dos cascarones, uno dentro de forma semicircular y otro exterior, de sección octogonal, formado por ocho lunetos triangulares que se curvan sobre aristas de mármol. Aunque, posiblemente, la intención de Brunelleschi era construir una cúpula semicircular, el hecho de que conociese los problemas que el muro presentaría para sustentarla, para soportar sus fuertes empujes, le llevó a realizar una segunda cúpula de sección poligonal de ocho lados y apuntada que se encargase de neutralizarlos. La cúpula exterior y la interior se unen mediante gruesas piedras colocadas en la base de las mismas. En el exterior de la cúpula es posible ver ocho nervios, a los que han de sumarse otros dos en cada uno de los paños que permanecen ocultos. Para su construcción se utilizaron ladrillos huecos dispuestos en opus spicatum, un aparejo empleado ya por los romanos que recibe esta denominación porque la manera en que se colocan los ladrillos recuerda a las espinas de un pescado. Este conjunto está culminado por una linterna por la que penetra una luz blanca, limpia, que nos remite más al Panteón de Roma que a la luz de los edificios góticos, coloreada e irreal. De la misma manera, la concepción del espacio, la tendencia a la centralización que queda perfectamente expresada en esta obra, nos hablan del deseo del hombre renacentista por volver a colocarse en el centro de la Creación, antes ocupado por la figura de Dios, por recuperar el antropocentrismo del mundo clásico.
    COMENTARIO:
    Esta iglesia, iniciada por el arquitecto gótico Arnolfo di Cambio en 1296, se ubica en el mismo lugar en que estaba la iglesia de Santa Reparata. Una vez que muere Di Cambio en 1302, se produjo una interrupción en el proceso constructivo de, aproximadamente, 30 años, de tal manera que en 1331 las obras se reanudaron con Giotto. En líneas generales, este edificio se ajustaba bastante bien a las características de la arquitectura gótica italiana, espaciosa y muy luminosa.
    En el concurso de 1418 para la cúpula de la catedral participó también Ghiberti, pero el ganador fue Brunelleschi. De esta manera, el 1420 se le confió la finalización de la catedral (la fachada moderna es de finales del siglo XIX y sustituye la que fue destruida el 1588) mediante la cúpula que estaba como coronación del crucero. La dificultad inicial radicaba en la magnitud de la cúpula y su empuje colosal. El problema de cubrir aquel amplio espacio con una gran cúpula o cimborrio se planteaba fundamentalmente en torno a la necesidad de construir una gran cimbra y los andamiajes, lo que suponía un elevado coste. Brunelleschi conocía la cúpula del Panteón de Roma, aunque no se inspiró directamente en ella. El Panteón es una semiesfera apoyada en gruesos muros de carga y diseñada para ser vista desde el interior. Brunelleschi se enfrentaba con una base octogonal de diámetro parecido, lo que complicaba el equilibrio de fuerzas, y quería levantar una cúpula que fuera un referente para la ciudad. No podía, pues, usar muros de carga ya que éstos no permiten cúpulas que sobresalgan más de una tercera parte de su diámetro por encima de los muros. También conocía la técnica constructiva de las cúpulas bizantinas con sus nervaduras, materiales ligeros y la distribución de las fuerzas y cargas en pechinas y contrafuertes. Proyectó la doble cúpula no sólo por razones técnicas que exigía la mecánica de fuerzas, sino por una específica razón formal. Es decir, que la finalidad de la doble cúpula es la de diferenciar sus proporciones según se trate de los espacios vacíos del interior o de los volúmenes plenos, de la distribución de las masas, en el exterior.
    FUENTE:
    http://artetorreherberos.blogspot.com.es/2010/01/comentario-de-la-cupula-de-santa-maria.html

  4. Juan Carlos Macías López dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Esta imagen hace referencia a la ‘‘Cúpula de la catedral de Santa María de las Flores’’. Se concluyó en 1471. Filippo Brunelleschi(1377-1446) fue quien la construyó, aunque no pudo verla terminada, ya que murió antes. Pertenece a la arquitectura del Quattrocento Italiano. Se localiza en Florencia, núcleo del Humanismo.

    DESCRIPCIÓN:
    Se trata de la catedral de Florencia. Santa María de las Flores es una catedral gótica, iniciada en 1296 por el arquitecto Arnolfo di Cambio y continuada desde 1331 por Giotto, quién realizó su bello campanile exento, y posteriormente por otros arquitectos.

    La catedral tiene planta de cruz latina con tres naves. Como es típico en el gótico italiano, tiende a la horizontalidad y a la policromía, al intercalar hiladas de piedra y mármol.

    Se tardó 25 años en completar la cúpula cuando la catedral llevaba ya 130 años en obras.

    Tras finalizar las obras, resultó ser la catedral más grande de Europa, con una capacidad para 30.000 personas. En la actualidad sólo es superada, en tamaño, por la Basílica de San Pedro en el Vaticano, la Catedral de San Pablo en Londres, la Catedral de Sevilla y la Catedral de Milán.

    La nueva iglesia fue diseñada por Arnolfo di Cambio en 1296 para ser el templo católico más grande del mundo.

    Diseñó tres anchas naves que morían bajo la cúpula octogonal, con la nave central cubriendo la superficie de Santa Reparata.

    Sin embargo debido a la prosperidad en la que se encontraba inmersa la ciudad de Florencia famosa por sus comercios con la lana y la seda se decidió ampliar el proyecto de Arnolfo.

    Para su ampliación no se introdujo ninguna modificación ni en el diseño ni en la estructura, simplemente se cambió la escala del proyecto original. Nadie reparó en aquel momento debido a la euforia y riqueza que invadían la ciudad en las dificultades técnicas que conllevaría cubrir el espacio central ortogonal que tras el cambio de escala era de 42 metros.

    Tras la muerte de Arnolfo di Cambio la obras se ralentizaron y llegaron a detenerse hasta que en 1334, se nombró a Giotto como maestro de obras. Asistido por Andrea Pisano, continuó el diseño de Arnolfo di Cambio. Su triunfo mayor fue la construcción del campanario, pero murió en 1337, dejando inacabada la obra. Andrea Pisano continuó con los trabajos hasta que éstos tuvieron que abandonarse a causa de la Peste negra en 1348.

    Superada la epidemia de la peste negra la población europea se vio reducida a la mitad por lo que la gente que antes de tan fatal acontecimiento contaba con algún poder lo vio incrementado, al igual que sus riquezas. Sencillamente había menos para repartir.
    Ciertos mercaderes venidos a más que acumularon grandes riquezas comenzaron a prestar su dinero dando lugar a lo que podríamos denominar la primera banca.
    Fueron estas familias adineradas las que procuraron los fondos para convocar el concurso para cubrir la catedral de su ciudad.

    VALORACIÓN:
    El cuerpo de la catedral gótica había sido realizado por Arnolfo di Cambio en 1292. Sus enormes dimensiones obligaron a la reorganización de los espacios colindantes para que la catedral pudiera contemplarse en todo su esplendor.

    El tambor fue levantado a comienzos del siglo XV y ya solo restaba concluir la construcción de la cúpula. En 1418 se convocó un concurso para completar el espacio, y el proyecto de Brunelleschi fue el seleccionado. Este se inspira en el sistema utilizado en el Panteón romano.

    La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aun hoy esta considerada como una de las obras arquitectónicas mas novedosas de la historia de la arquitectura, tanto como por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción sin cimbras.

    FUENTES:
    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Páginas 199 a 201.
    http://es.wikiarquitectura.com/index.php/Santa_Maria_del_Fiore

  5. Alejandro Oliva Medina dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Nos encontramos ante la denominada Cúpula de la Catedral de Santa María de las Flores, es una de las obras maestras del arte gótico y del primer Renacimiento italiano. Su autor fue Filippo Brunelleschi, fue el descubridor de la perspectiva moderna. Se terminó en el año 1471 ( Filippo no la pudo ver terminada, pues murió antes). Se encuentra en Florencia y pertenece al Renacimiento , Quattrocento.

    DESCRIPCIÓN:
    La catedral tiene planta de cruz latina con tres naves y tiende a la horizontalidad y a la policromía, al intercalar hiladas de piedra y mármol. Posee una estructura isostática de 100 m de altura interior, 114,5 m de altura exterior; 45,5 m de diámetro exterior y 41 m de luz con la particularidad de que esta cúpula que anula los empujes horizontales. Está inspirada en los sistemas de construcción romanos, especialmente en la cúpula del Panteón de Agripa, y también en la tradición gótica, pero los supera. Sus materiales son los ladrillo, la piedra y el mármol y en el interior. Planteó la grandiosa cúpula- de casi 43 m. de diámetro- como un doble cascarón con un espacio vacío en medio: el cascarón interno era de forma semiesférica, el externo era apuntado, dividido en ocho partes triangulares divididas por nervios exteriores de mármol. En cuanto al exterior, la cúpula se alza sobre un tambor octogonal de piedra revestido de placas de mármol, con una gran ventana circular en cada uno de sus lados. La cúpula, cuyas ocho caras están cubiertas de tejas rojas planas, tiene un aspecto esbelto gracias a su perfil apuntado, debido a la curvatura de los nervios de mármol blanco que la recorren ascendiendo hacia la cúspide. Proyectó la doble cúpula por una específica razón formal, es decir, que la finalidad de la doble cúpula es la de diferenciar sus proporciones según se trate de los espacios vacíos del interior o de los volúmenes plenos, de la distribución de las masas, en el exterior. Una novedad es que construyó la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.

    VALORACIÓN:
    El conjunto formado por la iglesia y el campanario constituyen una de las joyas artísticas y arquitectónicas de Florencia. La cúpula tendrá un enorme éxito y será muy imitada durante el Renacimiento. La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aún hoy está considerado como una de las obras arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, por su concepción en forma de dobre cúpula como por su construcción sin cimbras. La cúpula superaba en altura y destacaba del resto de las edificaciones de la ciudad de Florencia, dominaba la perspectiva y jerarquizaba el espacio urbano. Era el símbolo del orgullo de esta ciudad-estado, la más prestigiosa del siglo XV.

    FUENTES:
    – Libro 2 de Bachillerato, Santillana.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Santa_Mar%C3%ADa_del_Fiore
    http://artetorreherberos.blogspot.com.es/2010/01/comentario-de-la-cupula-de-santa-maria.html
    http://www.selectividad.tv/S_A_1_3_5_S_cupula_de_santa_maria_dei_fiore_de_filippo_brunelleschi..html

  6. Correo Historia del Arte (nico schlatter) dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Nos encontramos ante la cúpula de Santa María de las Flores. El autor de ésta fue Filippo Brunelleschi (1377-1446). Pertenece a una arquitectura religiosa, del arte del Renacimiento, concretamente al Quattrocento. Está datada en el siglo XV, entre 1420-1461, y se encuentra en Florencia (Italia).

    DESCRIPCIÓN:
    Se trata de una cúpula de dimensiones colosales, 42 m. de altura, apuntada o parabólica al exterior (no podía desentonar con el resto de la catedral gótica) y rematada por una gran linterna, con una estructura realizada con ladrillos, sobre una base octogonal (como era el tambor ya construido) y compuesta de dos cascarones o cúpulas paralelas. Se trata de la mayor estructura de ladrillo del mundo, construida con ladrillos romanos, de muy buena calidad, y fabricados bajo la estricta supervisión de Brunelleschi.
    La cúpula está integrada por dos cascarones, uno dentro de forma semicircular y otro exterior, de sección octogonal, formado por ocho lunetos triangulares que se curvan sobre aristas de mármol. Aunque, posiblemente, la intención de Brunelleschi era construir una cúpula semicircular, el hecho de que conociese los problemas que el muro presentaría para sustentarla, para soportar sus fuertes empujes, le llevó a realizar una segunda cúpula de sección poligonal de ocho lados y apuntada que se encargase de neutralizarlos.
    La cúpula exterior y la interior se unen mediante gruesas piedras colocadas en la base de las mismas. En el exterior de la cúpula es posible ver ocho nervios, a los que han de sumarse otros dos en cada uno de los paños que permanecen ocultos. Para su construcción se utilizaron ladrillos huecos dispuestos en “opus spicatum”, un aparejo empleado ya por los romanos que recibe esta denominación porque la manera en que se colocan los ladrillos recuerda a las espinas de un pescado.
    El tambor está revestido en el exterior por placas de mármol blanco de Carrara y verde de Prato, dispuestas en bandas, como era costumbre en la arquitectura medieval italiana, que acentúan la sensación de horizontalidad contrastando con la verticalidad de la cúpula. La linterna, con sus 16 metros de altura y un peso aproximado del 10% de total de la cúpula, es una pieza clave en el conjunto arquitectónico. Hasta aquel momento las linternas eran pequeñas o inexistentes.
    Como ya hemos dicho, la cúpula se levanta sobre un cimborrio octogonal y subdivide su peso, para dar menos empuje, con una cúpula interior más baja y una cúpula externa que, peraltándose en arco apuntado, sirve de contrafuerte a la cúpula interior. En efecto, las cúpulas semiesféricas tienden, debido al peso de su centro, a hundirse de manera que sus extremos se abren hacia fuera; en cambio, las cúpulas apuntadas tienden a abrirse por la cúspide y, en consecuencia, sus extremos ejercen un gran impulso hacia dentro. De esta manera, contradecía muchas opiniones de la época, que auguraban que esa cúpula tan grande cedería irremediablemente. Al combinar ambas, Brunelleschi pudo contrarrestar el empuje horizontal de la cúpula semiesférica con el peso, en sentido contrario, de la cúpula exterior de perfil apuntado (es el mismo sistema que las cúpulas cistercienses). La idea de las dos cúpulas permite, por otra parte, dejar un espacio libre entre ambas, con lo que se resuelve asimismo el problema de la accesibilidad a la parte alta de la construcción y al trasdós de la cúpula interior.
    Introdujo también el sistema de construirla sin cimbras: la cúpula no se podía levantar con los medios técnicos disponibles (ya no se sabían construir cimbras tan grandes). Brunelleschi hubiese podido intentar recuperar la técnica olvidada, utilizada en el Trecento, pero optó por inventar una nueva técnica, pero no para construir cimbras sino para auto sostener la cúpula durante su construcción: la cúpula se iba cerrando a medida que iba subiendo.
    Brunelleschi conocía la cúpula del Panteón de Roma, aunque no se inspiró directamente en ella. El Panteón es una semiesfera apoyada en gruesos muros de carga y diseñada para ser vista desde el interior. Brunelleschi se enfrentaba con una base octogonal de diámetro parecido, lo que complicaba el equilibrio de fuerzas, y quería levantar una cúpula que fuera un referente para la ciudad. No podía, pues, usar muros de carga ya que éstos no permiten cúpulas que sobresalgan más de una tercera parte de su diámetro por encima de los muros. También conocía la técnica constructiva de las cúpulas bizantinas con sus nervaduras, materiales ligeros y la distribución de las fuerzas y cargas en pechinas y contrafuertes. Proyectó la doble cúpula no sólo por razones técnicas que exigía la mecánica de fuerzas, sino por una específica razón formal. Es decir, que la finalidad de la doble cúpula es la de diferenciar sus proporciones según se trate de los espacios vacíos del interior o de los volúmenes plenos, de la distribución de las masas, en el exterior.
    Este conjunto, y especialmente la cúpula que se erige orgullosa en el cielo florentino, se convierten en emblema inigualable de esta ciudad, en un momento en que existían fuertes rivalidades entre los distintos Estados que conformaban la península Itálica. La gran habilidad constructiva ha sido loada por artistas de todos los tiempos, incluso, lo que es más infrecuente, por sus propios contemporáneos, como Alberti o Miguel Ángel. Lo que Brunelleschi representa para la arquitectura renacentista queda perfectamente expresado en esta magna obra, síntesis inigualable de los avances estéticos y técnicos.
    VALORACIÓN:
    Esta iglesia, iniciada por el arquitecto gótico Arnolfo di Cambio en 1296, se ubica en el mismo lugar en que estaba la iglesia de Santa Reparata. Una vez que muere Di Cambio en 1302, se produjo una interrupción en el proceso constructivo de, aproximadamente, 30 años, de tal manera que en 1331 las obras se reanudaron con Giotto. En líneas generales, este edificio se ajustaba bastante bien a las características de la arquitectura gótica italiana, espaciosa y muy luminosa.
    En el concurso de 1418 para la cúpula de la catedral participó también Ghiberti, pero el ganador fue Brunelleschi. De esta manera, el 1420 se le confió la finalización de la catedral (la fachada moderna es de finales del siglo XIX y sustituye la que fue destruida el 1588) mediante la cúpula que estaba como coronación del crucero. La dificultad inicial radicaba en la magnitud de la cúpula y su empuje colosal. El problema de cubrir aquel amplio espacio con una gran cúpula o cimborrio se planteaba fundamentalmente en torno a la necesidad de construir una gran cimbra y los andamiajes, lo que suponía un elevado coste. La Catedral de Santa Mana del Fiore, en la ciudad de Florencia, es una de las obras más importantes y, al mismo tiempo, más influyentes del Renacimiento; decisiva hasta el punto de que ha sido tomada como referencia esencial de este estilo, ya que la Cúpula que remata la Catedral gótica abre las puertas al nuevo estilo renacentista.
    Este conjunto está culminado por una linterna por la que penetra una luz blanca, limpia, que nos remite más al Panteón de Roma que a la luz de los edificios góticos, coloreada e irreal. De la misma manera, la concepción del espacio, la tendencia a la centralización que queda perfectamente expresada en esta obra, nos hablan del deseo del hombre renacentista por volver a colocarse en el centro de la Creación, antes ocupado por la figura de Dios, por recuperar el antropocentrismo del mundo clásico.

    Otras obras de este mismo autor han sido las iglesias de San Lorenzo y del Santo Espíritu, Hospital de los Inocentes, Capilla Pazzi, Palacio Pitti, todas en Florencia.
    FUENTES:
    http://artetorreherberos.blogspot.com.es/2010/01/comentario-de-la-cupula-de-santa-maria.html

  7. Alejandro Fernández Muñoz dice:

    IDENTIFICACIÓN.
    Esta obra corresponde Cúpula de la Catedral de Santa María de las Flores, cúpula que fue construida por el arquitecto Filippo Brunelleschi, aunque este no pudo verla terminada ya que murió antes. Esta obra fue realizada hacia 1471. Se clasifica dentro del Renacimiento italiano, en el Renacimiento del siglo XV o Quattrocento. Se encuentra en la ciudad de Florencia, Italia.
    DESCRIPCIÓN.
    Sobre el tambor octogonal que ya existía iluminado por ocho óculos, Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo horizontales imitando el modelo romano del opus spicatum (ladrillos en forma de espina o espiga) , quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna. De esta manera, obtenía una bóveda exterior apuntada.
    Sin embargo, en el interior se creó otra bóveda, esta semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio hueco que quedaba entre las dos permitió contrarrestar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de la bóveda semiesférica (mucho más pesada).
    Otra novedad es que se construyó la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.
    VALORACIÓN.
    La ciudad de Florencia (Italia) constituye el primer centro de difusión de la arquitectura renacentista italiana y sus iniciadores son Filippo Brunelleschi y León Battista Alberti.
    Llama la atención la belleza y magnitud de esta cúpula que es considerada una de las obras más novedosas de la historia de la arquitectura, ya por su concepción en forma de doble cúpula tanto como por su construcción sin cimbras. Se inspira claramente en el sistema utilizado en el Panteón romano.
    FUENTES:
    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Página 201

  8. javi carmona dice:

    IDENTIFICACIÓN.
    Esta imagen que vemos corresponde a la cúpula de la catedral de Santa Maria de las Flores. Se clasifica dentro de la arquitectura del Quattrocento, donde los edificios serán el fruto de elaborados cálculos matemáticos. Su autoría corresponde a Filippo Brunelleschi, que fue uno de los artistas que marcaron la ruptura con el Gótico. Se concluyó hacia 1471, aunque el cuerpo de la catedral gótica había sido realizado por Arnolfo di Cambio en 1292. Su localizacíon es en Florencia.
    DESCRIPCIÓN.
    El tambor, que fue levantado a comienzos del siglo XV y al que solo restaba concluir la construcción de la cúpula, estaba iluminado por ocho óculos. Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo horizontales imitando el modelo romano del opus spicatum ( ladrillos en forma de espina o espiga), quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna. De esta manera, obtenía una bóveda exterior apuntada.
    Sin embargo, en el interior creó otra bóveda, esta vez semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio hueco que quedaba entre las dos permitió contrarrestar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de la bóveda semiesférica ( mucho más pesada).
    Otra novedad es que construyó la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.
    VALORACIÓN.
    Las enormes dimensiones del cuerpo de la catedral gótica obligaron a la reorganización de los espacios colindantes para que la catedral pudiera contemplarse en todo su esplendor.
    El proyecto de Brunelleschi se inspiraba en el sistema utilizado en el Panteón romano.
    La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aún hoy está considerada como una de las obras arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, tanto por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción sin cimbras.
    FUENTES.
    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Página 201.

  9. Luis Fernando Lopez dice:

    IDENTIFICACIÓN:

    En la imagen podemos observar la Cúpula de la catedral de Santa María de las Flores de Florencia, ciudad fundamental donde se promovió el renacimiento del Quattrocento con figura más representativa y autor de esta cúpula, Filippo Brunelleschi que concluyó la obra en 1471, sin embargo, no pudo verla terminada ya que murió antes.

    DESCRIPCIÓN:

    El tambor octogonal iluminado por ocho óculos fue levantado a comienzos del siglo XV y ya solo restaba concluir la construcción de la cúpula. En 1481 se convocó un concurso para completar el espacio, y el proyecto de Brunelleschi fue el seleccionado. Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo horizontales imitando el modelo romano del opus spicatum (ladrillos en forma de espina o espiga), quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna. De esta manera, obtenía una bóveda exterior apuntada.

    Sin embargo, en el interior creó otra bóveda, está vez semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio hueco que quedaba entre las dos permitió contrarrestar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de la bóveda semiesférica (mucho más pesada).

    Otra novedad es que construyo la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que pudiera trabajar.

    VALORACIÓN:

    La belleza y la magnitud de la cúpula levantaron gran admiración en su época, y aún hoy está considerada como una de las obras arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, tanto por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción sin cimbras. Brunelleschi introdujo en sus obras las leyes de la proporción y la perspectiva que tomó de los clásicos. Por ello en sus realizaciones predominan las líneas rectas y los volúmenes cúbicos. Podemos comparar esta cúpula con la cúpula de la capilla Pazzi también obra suya.

    FUENTES:

    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Página 200-201.

  10. emilio vidal cañete dice:

    IDENTIFICACIÓN
    Basílica de Santa María del Fiore es la catedral de la archidiócesis católica romana de Florencia, notable por su cúpula. Es una de las obras maestras del arte gótico y del primer Renacimiento italiano. En concreto, es una imagen de su cúpula, construida por Brunelleschi. El trabajo de la cúpula comenzó en 1420 y fue completado en 1436.
    DESCRIPCIÓN
    La cúpula, de 45,6 metros de ancho, era originalmente una cúpula de madera construida por Arnolfo di Cambio. Brunelleschi se inspiró en la cúpula del «doble-emparedado» del Panteón de Roma. Esta enorme construcción pesa 37 toneladas métricas y contiene más de 4 millones de ladrillos. La habilidad de traspasar un círculo en una cara de un cono dentro del interior del doble-emparedado permite la construcción del arco «horizontal» que se sostiene a sí mismo ya que, geométricamente, un plan circular es necesario para tal construcción. Por ejemplo, en la cúpula se utilizaron, también, refuerzos horizontales de tirantes de piedra y hierro, preparando el camino para las ideas de reforzamiento de hierro y acero que se utilizarían siglos después, como el caso del hormigón. Fue la primera cúpula octogonal en la historia que se construyó sin el soporte de un marco de madera y fue la mayor cúpula construida entonces. Fue uno de los proyectos más espectaculares del Renacimiento.

    VALORACIÓN
    Nos encontramos ante la primera obra renacentista. En estos años se recuperan las formas de la Antigüedad clásica y se aplican a las nuevas manifestaciones artísticas. Muchos de los artistas son considerados humanistas, ya que tienen un gran conocimiento tanto de arte como de geometría, matemáticas y ciencias. Es por ello que en las obras del Renacimiento predominan las formas simétricas y armónicas, tomando siempre como referencia el cuerpo humano. El duomo de Florencia es una catedral gótica que fue proyectada por Arnolfo di Cambio en 1296 y que continuó Giotto a partir de 1331. Más adelante, en 1418, se convocó un concurso en el que los artistas presentaron sus proyectos para la cúpula de la catedral. Entre ellos estaba Ghiberti, otro de los grandes representantes del Renacimiento italiano. Sin embargo, fue Filippo Brunelleschi (1337-1446) quien se llevó el encargo gracias a las innovaciones técnicas que incluyó: dejó a un lado el uso de cimbras y empleó aparejo de ladrillo hueco con forma de espina de pez. Y es que además de arquitecto, era orfebre e ingeniero. Conocía muy bien las matemáticas y la geometría, e inventó nuevas técnicas constructivas. Se le considera también el descubridor de la perspectiva moderna.
    FUENTES.
    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009.
    -WIKIPEDIA

  11. Gabriel Mayo Alfonso dice:

    IDENTIFICACIÓN:

    Nos encontramos ante la Cúpula de la Catedral de Santa María de las Flores, obra importantísima del arquitecto nacido en Florencia Filippo Brunelleschi. Se concluyó en 1471, Brunelleschi no pudo verla terminada, ya que murió antes. Se encuentra en Florencia, y pertenece a el Renacimiento, más concretamente al Quattrocento.

    DESCRIPCIÓN:

    Sobre el tambor octogonal que ya existía, iluminado por ocho óculos, Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo imitando el modelo romano del opus spicatum (ladrillos en forma de espina o espiga), quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna (remate sobre la cúpula que sirve para dar luz).
    Sin embargo, en el interior creó otra bóveda, esta vez semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio hueco que quedaba entre las dos permitió contrarrestar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de la bóveda semiesférica, que es mucho más pesada.

    Otra novedad es que construyó la bóveda sin cimbras (armadura de madera en torno a la cual se construye), tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.

    VALORACIÓN:

    El cuerpo de la catedral gótica había sido realizado por Arnolfo di Cambio en 1292. Sus enormes dimensiones obligaron a la reorganización de los espacios colindantes para que la catedral pudiera contemplarse en todo su esplendor.

    El tambor fue levantado a comienzos del siglo XV y ya solo restaba concluir la construcción de la cúpula. En 1418 se convocó un concurso para contemplar el espacio, y el proyecto de Brunelleschi fue el seleccionado. Este se inspiraba en el sistema utilizado del Panteón romano.

    La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aún hoy está considerada como una de las obras arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, tanto por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción sin cimbras.

    FUENTE:

    AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Páginas 200 y 201

  12. Javier dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Cúpula de la Catedral de Santa María de las Flores, se concluyó en 1471, Brunelleschi no pudo verla terminada, ya que murió antes, está situada en Florencia, pertenece a la arquitectura de el Renacimiento italiano.

    DESCRIPCIÓN:
    Sobre el tambor octogonal que ya existía, iluminado por óculos, Brunelleschi levantó hiladas de piedra y ladrillo horizontales imitando el modelo romano del opus spicatum (ladrillos en forma de espina o espiga), quedando los anillos comprimidos en las esquinas por ocho nervios de mármol que confluían al ascender en la linterna. De esta manera, obtenía una bóveda exterior apuntada.
    Sin embargo, en el interior creó otra bóveda, esta vez semiesférica, uniendo ambas por un sistema de ganchos. El espacio o hueco que quedaba entre las dos permitió contra restar el empuje, aumentar la altura y aligerar el peso de bóveda semiesférica (mucho más pesada).
    Otra novedad es que construyó la bóveda sin cimbras, tan solo con un ligero andamiaje para que se pudiera trabajar.
    El cuerpo de la catedral gótica había sido realizado por Arnolfo di Cambio en 1292. Sus enormes dimensiones obligaron a la reorganización de los espacios colindantes para que la catedral pudiera contemplarse en todo su esplendor.
    El tambor fue levantado a comienzos del siglo XV y ya solo restaba concluir la construcción de la cúpula. En 1418 se convocó un concurso para completar el espacio, y el proyecto de Brunelleschi fue el seleccionado. Este se inspiraba en el sistema utilizado en el Panteón romano.

    VALORACIÓN:
    La belleza y la magnitud de la cúpula levantó gran admiración en su época, y aún hoy está considerada como una de las obras arquitectónicas más novedosas de la historia de la arquitectura, tanto por su concepción en forma de doble cúpula como por su construcción sin cimbras.

    FUENTES:
    – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Página 201