MEZQUITA DE CÓRDOBA

Mezquita de Córdoba, planta 200IDENTIFICACIÓN:
Desarrolla la identificación del edificio presentado, de acuerdo a los cinco criterios básicos.
DESCRIPCIÓN:
Describe la estructura y orientación de la planta; explica las diversas fases constructivas que experimenta.
VALORACIÓN: nuevo
Valora la importancia del edificio: las aportaciones del sistema constructivo de soportes y arcos; las innovaciones decorativas de la maqsura y el mihrab, la originalidad de las bovedas, etc; a qué construcciones debe y en cuáles influye.
FUENTES:
Distingue con citas las fuentes que utilices.
 

6 respuestas a MEZQUITA DE CÓRDOBA

  1. Alejandro Oliva Medina dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Nos encontramos ante la Catedral de Córdoba o antigua Mezquita de Córdoba, que tiene su origen entre los años 786 y 788, respectivamente. Trabajaron distintos autores, sufriendo importantes reformas y ampliaciones desde el siglo VIII al XI, siendo encargadapor el emir Abd-al-Rahman. Destacaron: Abd al-Rahman II, (del 833 al 848). Abd-al-Rahman III (946), Al-Hakan II (961 al 966) y Almanzor (987 al 990). Pertenece a la arquitectura hispano-musulmán y como su propio nombre indica se encuentra en Córdoba.

    DESCRIPCIÓN:
    La primera mezquita se levantó sobre los restos de una iglesia antigua cristiana, la iglesia de San Vicente. Constituida por una planta cuadrada, dividida en dos partes. La sala de oraciones constaba de once naves y tenía la quibla orientada al sur. Las columnas tenían capiteles corintios reaprovechados, de los cuales arrancaban arcos de herradura, aparte se cubría con un tejado de madera a dos aguas. Esta mezquita fue completada por Hisham I al levantar en el exterior del patio un alminar de planta cuadrada. La primera ampliación la llevó a cabo Abd-al-Rahman II, finalizando en el año 848 y se alargó la sala de oraciones en ocho tramos hacia el sur. Las novedades son escasas y posteriormente Muhammad dotó al recinto de la maqsura y reformó el arco de la puerta de San Esteban. La segunda ampliación fue llevada a cabo por Abd-al-Rahman III, afectando al patio, creciendo hacia el norte y en él se construyeron pórticos, como los de la mezquita de Damasco. Aparte de edificó entre el 951 y 952 un nuevo alminar de planta cuadrada. La tercera ampliación, hecha por Al-Hakan II entre el 962 y 971, esta penúltima fase concentra todo el esplendor del arte califal. La sala de oraciones se amplió hacia el sur y se hizo un doble muro en la quibla con cinco dependencias para el sabat. La cuarta y última ampliación o intervención fue realizada por Almanzor entre los años 987 y 990, y la ampliación se llevó a cabo hacia el este, ya que hacia el sur se encontraban con el río Guadalquivir. Hay un bosque de 1.300 columnas de mármol, jaspe y granito sobre las que se apoyan trescientos sesenta y cinco arcos de herradura bicolores. El mihrab es un lugar santo que señala la dirección Sur y no la de La Meca. Se podría decir que ell mihrab es un joyel de mármol, estuco y mosaicos bizantinos brillantemente coloreados sobre fondo de oro y bronce, además de cobre y plata. En el Lucernario se encuentran los arcos lobulados de los muros y la cúpula. En la cabecera sobresalen los arcos, los mosaicos del muro y la estructura y decoración de las cúpulas a base de arcos cruzados. Se lograron recuperar algunos de sus restos en el subsuelo de la Catedral, fundamentalmente mosaicos y los pilares.

    VALORACIÓN:
    Se puede añadir que la mezquita en su origen, pretendía ser la réplica de la gran mezquita de Damasco, pero acabó rivalizándola en belleza e innovaciones. También es una de las obras más importantes del arte hispanomusulmán y era la mayor mezquita de la ciudad. Es llamativo entre el exterior y la decoración del exterior. Medina Azahara puede ser la influencia más directa de la mezquita de Córdoba que junto a la mezquita se influyen y aprenden una a la otra, cabe destacar que la lección espacial de Medina Azahara es más variada que la de la Mezquita, pero podemos ver aspectos de la mezquita que son usados en Medina Azahara. La mezquita aljama de Sevilla, sobre la que se construyó la Catedral, sigue la misma estructura. Para finalizar cabe destacar que la mezquita de Córdoba representa todo el poderío y cultura de una época. El edificio habla del arte del Emirato y el esplendor del Califato hasta el Reinos Taifas.

    FUENTES:
    – Libro de Historia del Arte de 2º Bachillerato, Santillana
    http://pensarelarte.blogspot.com.es/2008/01/comentario-de-la-mezquita-de-crdoba.html
    http://es.wikipedia.org/wiki/Mezquita-catedral_de_C%C3%B3rdoba

  2. José Manuel Oliva Estudillo dice:

    IDENTIFICACIÓN:
    Nos encontramos ante la denominada Mezquita de Córdoba, perteneciente a la arquitectura del arte islámico concretamente al hispano-musulmán. Estuvo promovida por varios califas cordobeses desde Abd al-Rahman I hasta Al-Hakam II y Almanzor, se encuentra ubicada en Córdoba, Andalucía y cuya datación es durante los siglos VIII al X pertenecientes por tanto a la etapa de los Emiratos Independientes (756-929) y al Califato Cordobés (929 en adelante).
    DESCRIPCIÓN:
    Esta Mezquita se realiza en la ciudad de Córdoba, capital de al Ándalus, es la ciudad más floreciente de la parte occidental del Mediterráneo, fue un importante centro económico y cultural. Esta ciudad fue creciendo progresivamente, la medina se fue ampliando hasta alcanzar un máximo desarrollo en el califato, ello va a explicar como la mezquita va a ir ampliándose paralelamente a las necesidades urbanas.
    Construida durante el Emirato y el Califato de Al Ándalus (entre los siglos VIII y X). Existe una quibla que servía para orientarse y en ella está el Mihrab con la Maxura delante, todo ello orientado al Sur.
    Tres partes fundamentales se pueden señalar de la Mezquita: el patio (sahn) descubierto, en el que se observa el emplazamiento del alminar de planta cuadrada (desde donde el almuédano invitaba a la plegaria) y la fuente (sahil) para las abluciones obligatorias antes de entrar en la gran sala de oración cubierta y dividida por 18 hileras de columnas que forman 19 naves (haram), todas ellas orientadas perpendicularmente al muro de la quibla, en el que destaca como elemento sobresaliente el mihrab. El muro que rodea el edificio está horadado por varias puertas en tres de sus cuatro lados.
    En el interior de la sala de oración se aprecia el mármol de las columnas, la caliza y el ladrillo de las dovelas alternadas de los arcos (no aparecen bóvedas en planta) y por la delgadez de los soportes podría tener cubierta plana de madera. Los soportes van en un sistema doble: columnas sobre pilares y los arcos también: herradura sobre pilares y medio punto sobre columnas. Los de herradura son de entibo o tirantes para evitar la curvatura de los soportes y los de medio punto para sostener directamente la cubierta.
    VALORACIÓN:
    Esta obra de carácter islámico se centra principalmente en una de carácter romano, el denominado Acueducto de los Milagros. El más conocido de las tres conducciones que surtían de agua a Emérita Augusta. La conducción discurría desde el pantano de Proserpina hasta la ciudad, teniendo que atravesar, como el acueducto de San Lázaro. Principalmente este construcción se divide en varios sectores:
    El primer sector, esto es, antes del primer ángulo, consta de tres pilares rectangulares.
    En la segunda sección, todos los pilares están reforzados con contrafuertes se observan tres alturas de arcos, todos ellos de ladrillos, exceptuando el central, ya comentado, de dovelas de piedra.
    En la tercera sección están también separados y marcando un ángulo apreciable, su altura disminuye progresivamente.
    También existen una gran multitud de bóvedas dadas para un mayor soporte, donde se ejerce especial hincapié en la construcción de la Mezquita de Córdoba.

    FUENTES:

    (1) http://es.wikipedia.org/wiki/Mezquita-catedral_de_C%C3%B3rdoba

    (2)http://es.wikipedia.org/wiki/Acueducto_de_los_Milagros

  3. javi carmona dice:

    IDENTIFICACIÓN.
    Es la planta de la Mezquita de Córdoba, data de los siglos VIII-X. Destacan: Abderramán I (756-788), autor de la primitiva mezquita, Abd al-Rahman II alargó el antiguo edificio, Al-Hakam II su reinado con la ampliación de la mezquita el año 961 y Almanzor (978-1002). Pertenece a la arquitectura religiosa del arte musulmán. Se localiza en Córdoba (España).
    DESCRIPCIÓN.
    Sus ampliaciones van asociadas al crecimiento físico y demográfico, económico y cultural de la ciudad de Córdoba. Se puede seguir fácilmente la evolución que a lo largo de los siglos experimentó esta obra en sucesivas ampliaciones. La primitiva mezquita es obra de Abderramán I (756-788). En el año 785 inició el derribo de la Iglesia y la construcción de la mezquita aljama, con 11 naves y un patio que formaban un cuadrado perfecto. Para ello, se utilizaron columnas y capitales reutilizados de edificios clásicos y visigodos anteriores. Abd al-Rahman II alargó el antiguo edificio en dirección sur derribando la quibla en el año 848 y alargando el haram. También ordenó derribar el alminar primitivo y construir uno nuevo.
    Estos ensanches produjeron un resultado definitivo: la descentralización del minhrab y el alminar; se rompía así la articulación de su eje principal y con él la simetría guardada hasta la ampliación de Almanzor. Planta y alzado (los muros se rematan exteriormente con almenas) sugieren en la mezquita la idea de fortaleza. Además se introducen novedades como las bóvedas de nervios o califales, montadas sobre trompas y con bóvedas gallonadas en el centro.
    VALORACIÓN.
    Esta obra resume es espíritu y la mentalidad del arte islámico, como un estilo abierto a las influencias artísticas y culturales de civilizaciones anteriores (como la romana, visigoda, bizantina). La superposición de soportes para reaprovechar las columnas visigodas y para ganar altura, la superposición de arcos con función de entibo y soporte, todo ello son elementos copiados del Acueducto de los Milagros en Mérida, al igual que la alternancia de colores en las dovelas de los arcos (ladrillo de color rojizo y la piedra blanca. Además se introducen novedades como las bóvedas de nervios o califales, montadas sobre trompas y con bóvedas gallonadas en el centro. Se introduce además el arco lobulado y entrecruzado, el arco califal excéntrico del Mihrab, la decoración de ataurique, lacerías y escritura cúfica, además del mosaico vidriado.
    El edificio resume por sí solo el arte del Emirato y el esplendor del Califato hasta la llegada del periodo de Reinos Taifas.
    FUENTES.
    http://artetorreherberos.blogspot.com.es/2009/11/comentario-de-la-mezquita-de-cordoba.html

  4. Luis Fernando Lopez dice:

    IDENTIFICACIÓN:

    Esta imagen muestra la estructura de la mezquita aljama de Córdoba, obra cumbre del arte hispanomusulmán. .Los promotores de la obra fueron diversos emires como Abderraman I (786), Hisham I (788) quienes construyeron la primera mezquita, Abderramán II (848) ampliandola hacia el sur, posteriormente durante el califato se volvieron a realizar reformas con los califas Abderramán III (951-952) ampliandola hacia el norte afectando al patio, Al-Hakan II (962-971) reflejo todo el esplendor del arte califal en el mihrab, la última intervención no la promovió un califa sino el caudillo de Hisham II, Almanzor quien la amplió hacia el este entre 987-990. En los siglos venideros siguió sufriendo reformas hasta el siglo XI, además se construyó sobre la mezquita la catedral de Córdoba. Este edificio puede ser clasificado dentro de la arquitectura califal.

    DESCRIPCIÓN:

    La primera mezquita se levantó sobre los restos de una antigua iglesia cristiana, la iglesia de San Vicente de Abderramán I, Tenía planta cuadrada, dividida en dos partes diferenciadas (patio y sala de oraciones). La sala de oraciones constaba de once naves y tenía la quibla orientada al sur, lo que es característico de las mezquitas hispanomusulmanas para mirar hacia La Meca.

    Las columnas tenían capiteles corintios reaprovechados, de los cuales arrancaban arcos de herradura. Se cubría con un tejado de madera a dos aguas. Esta primitiva mezquita fue completada por Hisham I (788-799) al levantar en el exterior del patio un alminar de planta cuadrada.

    La primera ampliación del edificio religioso la llevó a cabo Abd-al-Rahman II, y finalizó en el año 848. Entonces se prolongó la sala de oraciones en ocho tramos hacia el sur. Las novedades son relativamente escasas, si exceptuamos que se labraron nuevos capiteles. Posteriormente, Muhammad I dotó al recinto de la maqsura y reformó el arco de la puerta de San Esteban.

    La segunda ampliación fue realizada por Abd-al-Rahman III y afectó al patio. Este creció hacia el norte y en él se construyeron pórticos, como los de la mezquita de Damasco. También se edificó entre el 951 y 952 un nuevo alminar de planta cuadrada, que fue cubierto a finales del siglo XVI por la actual torre cristiana.

    La tercera ampliación fue llevada a cabo por Al-Hakan II entre el año 962 y el 971. Esta penúltima fase concentra todo el esplendor del arte califal. La sala de oraciones se amplió hacia el sur, y se hizo un doble muro en la quibla con cinco dependencias y otras cinco para el tesoro. El mihrab fue acabado en esta época y se decoró con mosaicos bizantinos. La fachada del mihrab está compuesta por un arco de herradura con alfiz y un friso de arcos ciegos lobulados.

    La última intervención fue realizada por Almanzor, entre los años 987 y 990. En este caso la ampliación tuvo que efectuarse hacia el este, ya que hacia el sur se encontraban con el río Guadalquivir. Se dotó a la sala de oración de ocho naves más, y el mihrab, que anteriormente quedaba centrado en las naves, pasó a estar descentrado.

    VALORACIÓN:

    La mezquita es una de las obras más importantes del arte hispanomusulmán. Era la mezquita mayor de la ciudad de Córdoba, capital de Al-Andalus, de ahí su tamaño y suntuosidad y las continuas ampliaciones. Llama la atención el contraste entre el exterior, austero, de ladrillo y la exquisita decoración del interior, sobre todo el bosque de arcos de herradura, que tienen un enorme efecto pictórico, con su alternancia de dovelas rojas y blancas. La importancia de la decoración en la cual se utilizó yeso, cerámica de colores y la pintura para embellecer los edificios, también se realizaron inscripciones (decoración cúfica). En esta ciudad también fue fundada por Abd-al-Rahman III la ciudad de Madinat al-Zahra con clara inspiración en la Mezquita de Córdoba y del arte califal.

    FUENTES:

    (1) – AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Páginas 130 a 134.

  5. Gabriel Mayo Alfonso dice:

    IDENTIFICACIÓN:

    Se nos presenta la “planta de las sucesivas ampliaciones de la Mezquita de Córdoba”. Fue encargada por el emir Abd-al-Rahman I, del 786 al 788. Destacar los cinco califas, como son Abd al-Rahman II, del 833 al 848. Abd-al-Rahman III (946), Al-Hakan II (961 al 966) y Almanzor (987 al 990).

    DESCRIPCIÓN:

    La mezquita de Córdoba es hoy una mezcla de estilos arquitectónicos superpuestos, que se sucedieron y se acoplaron a lo largo de los nueve siglos que duraron las construcciones y reformas, pues parece que no hubo generación que renunciara a dejar su huella en esta edificación única, de fisonomía y conjunto plenamente original.

    La construcción de la mezquita de Córdoba fue iniciada a finales del siglo VIII; año 785, por orden de Abd-al-Rahman I y sobre la planta de la catedral visigótica de San Vicente, cambiando de orientación el eje de dicha planta. Poseía once naves, ordenadas de norte a sur, siendo la central algo más ancha que las demás y el ‘Patio de los Naranjos’.

    Los capiteles muestran una extraordinaria variedad; jónicos, corintios y compuestos; casi todos ellos son de creación romana y bizantina, como procedentes en gran parte de la anterior basílica cristiana de San Vicente.
    En el año 833, Abd-al-Rahman II amplió la mezquita hacia el sur y construyó un nuevo ‘mihrab’. Esta segunda construcción muestra como novedad la supresión de las bases y la aportación de bellísimos capiteles, que si en gran parte son todavía procedentes de edificios anteriores, ya pueden filiarse algunos como tallados expresamente por obreros cordobeses.

    La parte más rica fue añadida por el califa Al-Hakam II en el 961 Esta ampliación es la más hermosa de todas destacando su cúpula, aportación de la cultura cordobesa del siglo X. También poseen notable belleza, por su extremada decoración en piedra, así como por su admirable entrecruzamiento, arcos angrelados y lobulados que dan acceso y límite a este recinto singular.

    Y por último, el caudillo Almanzor la completó hacia el este, otorgándole sus actuales proporciones, incluyendo esta ampliación también al ‘Patio de los Naranjos’. Esta obra tiene más regularidad en los materiales empleados y también posee más uniformidad que las anteriores. Comprende ocho naves, y no alcanza la importancia de las construcciones que la precedieron, porque corresponde ya a la decadencia del Califato. A simple vista puede observarse que las columnas no ofrecen la elegante firmeza de las anteriores edificaciones y que los capiteles, imitan a los de al-Hakam II.

    VALORACIÓN:

    Los monarcas concedieron ya desde la Edad Media multitud de privilegios a favor de la conservación del edificio, e incluso en el siglo XIII los propios musulmanes de la ciudad fueron obligados a trabajar durante dos días al año, sin remuneración alguna, en las obras necesarias de restauración.
    La Mezquita es una de las obras más importantes del arte hispanomusulmán.
    Mezquitas construidas durante las dinastías de los Almorávides, Almohades, Hafsíes, Mariníes, etc, son deudoras de la de Córdoba. Las cúpulas califales de la Aljama de Tremecén o algunas puertas de la de Qayrawan son buen ejemplo.
    La cúpula califal se puede encontrar en algunas iglesias románicas de Castilla y Francia, e incluso en el Barroco italiano. El modillón de rollos se utiliza en el románico para aleros y otros elementos. La bicromía de las dovelas de Santa María Magdalena de Vézelay se relacciona en numerosos estudios con la de las arquerías de nuestra mezquita. La planta octogonal, aunque es de origen bizantino, pudo haber sido traída por los omeyas. El arco lobulado, tan usado en el románico y en el gótico; artesonados; diversas técnicas escultóricas como el trépano o motivos figurativos y geométricos, etc. (sin contar con el arte mudéjar y mozárabe), muestran el influjo del arte califal.

    La mezquita de Córdoba representa el todo el poderío y cultura de una época. Se trata de un monumento (refiriéndonos a la obra de ´Abd al-Rahmam I) del más puro estilo omeya, que, por las circunstancias políticas del mundo islámico del momento y por su situación geográfica, creó un estilo propio: el califal o cordobés. Dejó su huella tanto en los reinos norteafricanos como en el mundo cristiano. Su presencia en Europa despertó la curiosidad de numerosos viajeros y estudiosos de todas las épocas, y a lo largo de su historia ha sido restaurada en numerosas ocasiones, lo que prueba el valor que le ha sido dado siempre a éste monumento. Con todo derecho se puede decir que es una de las obras clave del arte islámico.

    Medina Azahara es quizá la influencia más directa de la mezquita de Córdoba y juntos constituyen la esencia no sólo de la arquitectura califal cordobesa, sino quizá de toda la arquitectura hispanomusulmana. Omito deliberadamente la Alhambra porque a pesar de su riqueza espacial, constructiva y ornamental, es el punto final, el canto del cisne de la arquitectura islámica en España y sus lecciones no serán continuadas sino de forma aislada, detallista y pintoresca durante el siglo XIX.

    Medina Azahara y la mezquita aprenden y se influencian una a la otra, como demuestran tanto las arcadas como los capiteles. Al tratarse de complejos con funciones diferentes, resulta obvio que la lección espacial de Medina Azahara es más variada que la anisotropía de la Mezquita, pero aun así, podemos encontrar aspectos de la mezquita que son usados profusamente en Medina Azahara, como las arcadas perpendiculares a la fachada en el Dar al Yund o en el Salón Rico y cuyos orígenes habrían de ser buscados en la mezquita de Rusafa en Siria y otros tantos palacios de los primeros omeyas.

    FUENTES:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Mezquita-catedral_de_Córdoba

    AGUILAR DÍAZ, Carmen. “Historia del Arte 2º Bachillerato”, editorial Santillana. Madrid, 2009. Páginas 132, 133 y 134

  6. Alejandro Fdez.-Cotta Andrade dice:

    IDENTIFICACIÓN:

    En la imagen vemos la Mezquita de Córdoba, uno de los edificios más importantes de la arquitectura islámica. Este arte es anicónico, es decir, no representa imágenes. La primitiva mezquita tiene su origen entre los años 786 y 788. En ella trabajaron distintos autores, ya que sufrió reformas y ampliaciones desde el siglo VIII al XI. Fue encargada por el emir Abd-al-Rahman I. Su situación la podemos comprobar en la denominación.

    DESCRIPCIÓN:

    La primera mezquita se levantó sobre los restos de una antigua iglesia cristiana, la iglesia de San Vicente. Su estructura se inspira en el acueducto romano de los Milagros: sistema de arcos superpuestos; dovelas de doble material y color ( piedra caliza blanca y ladrillo rojo). Mantiene la orientación y disposición de la Mezquita de Damasco: oratorio de 11 naves de Norte a Sur y doce tramos transversales. Presenta un ingenioso sistema de transmisión de empujes: gruesos arcos de medio punto superiores de apeo; arcos de herradura inferiores de entibo; delicadas columnas con cimacio que sostiene el sistema. Soluciona la cubierta mediante tejados paralelos a dos aguas. Utiliza columnas aprovechadas de acarreo, y , en ellas, hay fustes variados, lisos o acanalados; capiteles romanos de diversos órdenes, bizantinos y visigodos.
    La primera ampliación del edificio religioso la llevó a cabo Abd al-Rahman II, del 833 al 848. Entonces rompe el muro de la Qibla añadiendo ocho tramos hacia el sur. Mantiene la estructura de arcos superpuestos y sigue utilizando materiales aprovechados. Posteriormente, Muhammad I dotó al recinto de la maqsura (espacio ricamente decorado dedicado al califa) y reformó el arco de la puerta de San Esteban.
    La segunda ampliación fue realizada por Abd al-Rahman III en el 946 y afecta al patio; agranda su superficie hacia el Norte. Impone un alminar de cuerpo prismático edificado entre el 951 y 952; será el modelo para las posteriores torres almohades y mudéjares. Éste fue cubierto a finales del siglo XVI por la actual torre cristiana.
    La tercera ampliación fue llevada a cabo por Al Hakan II, del 961 al 966. Añade doce tramos finales hasta llegar al límite del río. En la maqsura se enriqueze y barroquiza el sistema mediante los arcos polilobulados y cruzados, y con bóvedas de nervios paralelos y cruzados. El mihrab adquiere las dimensiones de una pequeña estancia poligonal; los frentes se decoran con mosaicos bizantinos y se cubre con una cúpula en forma de venera. En la nave central, alterna columnas con fuste de mármol rosa y azul. Aparece el capitel de pencas, primer capitel propio, inspirado en el corintio-compuesto.
    La última intervención fue realizada por Almanzor, Ministro de Hixan II, del 987 al 990. Ensancha ocho naves y patio hacia el Este. Respeta escrupulosamente el estilo creado por sus predecesores. Mantiene el Mihrab, que queda descentrado.

    VALORACIÓN:

    Llama la atención el contraste entre el exterior, austero, de ladrillo y la exquisita decoración del interior, sobre todo el bosque de arcos de herradura, que tienen un enorme efecto pictórico, con su alternancia de dovelas rojas y blancas.
    Medina Azahara es quizá la influencia más directa de la mezquita de Córdoba y juntos constituyen la esencia no sólo de la arquitectura califal cordobesa, sino quizá de toda la arquitectura hispanomusulmana. Omito deliberadamente la Alhambra porque a pesar de su riqueza espacial, constructiva y ornamental, es el punto final, el canto del cisne de la arquitectura islámica en España y sus lecciones no serán continuadas sino de forma aislada, detallista y pintoresca durante el siglo XIX.
    Medina Azahara y la mezquita aprenden y se influencian una a la otra, como demuestran tanto las arcadas como los capiteles. Al tratarse de complejos con funciones diferentes, resulta obvio que la lección espacial de Medina Azahara es más variada que la anisotropía de la Mezquita, pero aun así, podemos encontrar aspectos de la mezquita que son usados profusamente en Medina Azahara, como las arcadas perpendiculares a la fachada en el Dar al Yund o en el Salón Rico y cuyos orígenes habrían de ser buscados en la mezquita de Rusafa en Siria y otros tantos palacios de los primeros omeyas.

    Fíjese además si tiene potencia la mezquita, que sus dovelas de ladrillo y piedra serán fuente de inspiración en la pintura, como demuestran los manuscritos miniados mozárabes. Y en la propia arquitectura mozárabe, como por ejemplo la arcada del nártex de San Miguel de la Escalada y toda esa iglesia en general.

    La mezquita aljama de Sevilla, almohade, sobre la que se construyó la Catedral, sigue ese mismo esquema, si bien las delicadas columnas cordobesas fueron ahí sustituidas por pilares de ladrillo y arcos de herradura apuntados. El propio arco de herradura apuntado surge de los “errores de replanteo” en los huecos que comunican la mezquita de Almanzor con las ampliaciones anteriores.

    FUENTES:

    AGUILAR DÍAZ, Carmen. “ Historia del Arte 2º Bachillerato “, editorial Santillana. Madrid, 2009. Páginas 132-133.
    http://otraarquitecturaesposible.blogspot.com.es/2012/01/preguntas-sobre-la-mezquita-de-cordoba_29.html