LA FAMILIA DE CARLOS IV

Identifica y define la obra. Describe el tema de la pintura e identifica los personajes que aparecen; analiza la composición, la estructura y la distribución del tema; comenta las singularidades del color y aspecto de las figuras. Explica las características del estilo del autor, las influencias que recibe y las peculiaridades que presenta. Menciona con citas numeradas las fuentes que utilices.

Anuncios

6 respuestas a LA FAMILIA DE CARLOS IV

  1. Antonio Rivero
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: La Familia de Carlos IV.
    Clasificación: Pintura del Neoclasicismo español.
    Datación: 1800.
    Autoría: Francisco de Goya y Lucientes.
    Localización: Edificio Villanueva, Museo del Prado, Madrid (España).

    DESCRIPCIÓN:
    En la obra “aparecen retratados, de izquierda a derecha, los siguientes personajes: Carlos María Isidro, hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma; el futuro Fernando VII, hijo primogénito de la real pareja; Goya pintando (…) Doña María Josefa, hermana de Carlos IV; (…) María Isabel, hija menor de los reyes; la reina María Luisa de Parma en el centro de la escena (…) Francisco de Paula de la mano de su madre (…) el rey Carlos IV, en posición avanzada respecto al grupo; tras el monarca vemos a su hermano, Don Antonio Pascual; Carlota Joaquina, la hija mayor de los reyes, (…) cierra el grupo D. Luis de Parma; su esposa, María Luisa Josefina, hija también de Carlos IV; y el hijito de ambos, Carlos Luis, en brazos de su madre. Todos los hombres retratados portan la Orden de Carlos III y algunos también el Toisón de Oro, mientras que las damas visten a la moda Imperio y ostentan la banda de la Orden de María Luisa. Carlos IV también luce la insignia de las Órdenes Militares y de la Orden de Cristo de Portugal.”(1)

    Obra “típicamente neoclásica, es grata a pesar del escaso fondo, porque ha sabido dividir a los personajes en dos grupos situados a ambos lados de los reyes, llegando incluso a establecer dos o tres términos de profundidad. (…) El artista recoge a los personajes como si de un friso se tratara, en tres grupos para dar mayor movimiento a la obra; así, en el centro se sitúan los monarcas con sus dos hijos menores; en la derecha, el grupo presidido por el príncipe heredero realizado en una gama fría, mientras que en la izquierda los Príncipes de Parma, en una gama caliente. Todas las figuras están envueltas en una especie de niebla dorada que pone en relación la obra con Las Meninas. Lo que más interesa al pintor es captar la personalidad de los retratados, fundamentalmente de la reina, verdadera protagonista de la composición, y la del rey, con su carácter abúlico y ausente. (…) Estilísticamente destaca la pincelada tan suelta empleada por Goya; desde una distancia prudencial parece que ha detallado todas y cada una de las condecoraciones, pero al acercarse se aprecian claramente las manchas.”(2)

    EXPLICACIÓN:
    “Goya concibe esta pintura como un retrato familiar real de un modo absolutamente moderno, que se acerca a una instantánea fotográfica. El pintor concibe la figura a la manera de un friso paralelo al plano del cuadro, con una alineación columnaria de influencia neoclásica, apartadas de falsas posturas teatrales. (…) En el tratamiento de los personajes destaca la capacidad psicológica de los personajes, mostrando, por ejemplo, la arrogancia y vanidad de la reina o la carencia de autoridad del rey.”(3)

    “Alrededor de esta obra existe mucha literatura ya que siempre se considera que Goya ha ridiculizado a los personajes regios. Resulta extraño pensar que nuestro pintor tuviera intención de poner en ridículo a la familia del monarca; incluso existen documentos en los que la reina comenta que están quedando todos muy propios y que ella estaba muy satisfecha. Más lógico resulta pensar que la familia real era así porque, de lo contrario, el cuadro hubiese sido destruido y Goya hubiese caído en desgracia, lo que no ocurrió. (…) Goya, a diferencia de Velázquez en Las Meninas, ha renunciado a los juegos de perspectiva pero gracias a la luz y al color consigue dar variedad a los volúmenes y ayuda a diferenciar los distintos planos en profundidad. Fue la primera obra de Goya que entró en el Museo del Prado siendo valorada en 1834 en 80.000 reales.”(4)

    FUENTES:
    (1) http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/cuadros/119.htm
    (2) http://usuarios.multimania.es/chemart/goya07.doc
    (3) http://gurewikia.wikispaces.com/file/view/La+familia+de+Carlos+IV.doc
    (4) http://usuarios.multimania.es/chemart/goya07.doc

  2. Óscar López Salgado dice:

    Óscar López
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: La familia de Carlos IV
    Clasificación: Pintura Neoclásica española.
    Datación: 1800
    Autoría: Francisco de Goya
    Localización: Museo del Prado en Madrid, España.

    DESCRIPCIÓN:
    “La Familia de Carlos IV es un cuadro de una gran complejidad compositiva en el que las figuras están situadas como en un friso, en una alineación horizontal, aunque la línea no es recta, sino ondulada, serpenteante, como en las composiciones barrocas.”(1)

    “En el lienzo, del que Carlos IV hablaba como “el cuadro de todos juntos”, vemos de izquierda a derecha a los siguientes personajes: el infante don Carlos María Isidro; Goya pintando un gran lienzo; el príncipe de Asturias futuro Fernando VII; la infanta doña Maria Josefa, hermana soltera del rey; una joven no identificada; la infanta doña Maria Isabel; la reina Maria Luisa; el infante don Francisco de Paula; el rey Carlos IV; el infante don Antonio Pascual, hermano del rey; a su lado asoma la cabeza de la que se ha supuesto doña Carlota Joaquina, hija mayor de Carlos IV; don Luis, príncipe de Parma; y su mujer, la infanta doña Maria Luisa con su hijo Carlos Luis en brazos.”(2)

    “Los miembros masculinos llevan la banda de Carlos III y en algunos es visible el Toisón de Oro, mientras que las damas lucen la banda de la Orden de María Luisa y visten a la moda Imperio. El propio Goya se autorretrata ante su caballete en el margen izquierdo de la tela, a espaldas de la familia, emplazándose en la penumbra. (…) Son los juegos de luz y sombra y los contrastes cromáticos los que recrean una escena excepcional. La luz, erigiéndose como la auténtica protagonista del lienzo, irrumpe por la izquierda produciendo leves destellos en joyas, condecoraciones y ricas vestiduras que portan los retratados. La gran riqueza cromática de la tela se basa en amarillos y oros sostenidos por azules y rojos. (…) Realizado en óleo sobre lienzo mide 280 x 336 cm”(3)

    EXPLICACIÓN:
    “La escena familiar que se reproduce en el cuadro se desarrolla durante la primavera y el verano de 1800, año en que se le encarga a Goya este retrato regio, que él realiza en una primera fase de toma de apuntes y estudio de retratos individuales en el Palacio de Aranjuez, donde se trasladaba habitualmente la familia real durante esos meses. (…)

    El retrato diseñado por Goya es una representación de grupo de toda la familia real, al estilo de cómo lo había hecho Louis-Michel van Loo, en su cuadro de La familia de Felipe V; o Jean Ranc en otro retrato de la misma familia, o el propio Goya en una escena más espontánea como la que pinta en El retrato del infante Don Luis (…) Es evidente que Goya al realizar la obra tiene en mente el cuadro de Las meninas de Velázquez. Algunas coincidencias son evidentes: su propio autorretrato pintando; su aparición en medio de la familia real como una forma de reivindicar el trabajo del artista y su relevancia social, tal y como había hecho Velázquez; así como la inclusión de dos cuadros al fondo del lienzo (…) No es de extrañar que el pintor buscara estas coincidencias con Las meninas pues como él mismo decía, “no tenía más que tres maestros en su pintura: Rembrandt, Velázquez y la naturaleza”.”(4)

    “La armoniosa, clara y a un tiempo compleja composición, revela la maestría del artista. La sutil definición de los caracteres atestigua la capacidad del pintor para analizar al ser humano.”(5)

    FUENTES:
    (1) http://www.historiadelarte.us/rococo/francisco-de-goya-familia-de-carlos-iv.html
    (2) http://www.jdiezarnal.com/artelafamiliadecarlosiv.html
    (3) http://www.historiadelarte.us/rococo/francisco-de-goya-familia-de-carlos-iv.html
    (4) http://www.artecreha.com/Miradas_CREHA/f-goya-qla-familia-de-carlos-ivq.html
    (5) http://www.museodelprado.es/coleccion/galeria-on-line/galeria-on-line/obra/la-familia-de-carlos-iv/

  3. Álvaro Valverde López dice:

    Álvaro Valverde
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: La familia de Carlos IV
    Clasificación: Pintura Neoclásica española
    Datación: 1800
    Autoría: Francisco de Goya
    Localización: Museo del Prado, Madrid

    DESCRIPCIÓN:
    “Es un retrato colectivo de la familia real española, que hizo Goya cuando era pintor de cámara del rey y retratista oficial.
    Guarda similitudes con Las meninas de Velázquez: los retratos no posan siguiendo los cánones oficiales, sino que se agrupan informalmente y parece que están observando algo que sucede fuera del cuadro. Y, como hiciera Velázquez, Goya se retrata en el personaje del fondo. (…) Goya utiliza una pincelada suelta, como es propio de el. Usa una gama cromática brillante, como corresponde a su primera etapa. Destaca el colorido de las vestiduras, en las que refulgen los brillos de las sedas y las condecoraciones” (1)
    “En el cuadro se pueden distinguir a los integrantes más importantes de la familia real. En el centro la reina con sus dos hijos y a su izquierda el rey Carlos IV. En la parte izquierda aparece su hijo el futuro rey Fernando VII y el resto de personajes son hermanos de los monarcas con sus primogénitos.” (2)

    EXPLICACIÓN:
    “Esta pintura es una crítica a la familia real y a la monarquía, ya que Goya era afín al pensamiento ilustrado. La pintura es un estudio psicológico de los personajes. De este modo, podemos ver como la reina está situada en el centro de la obra y el rey queda relegado a un segundo plano. Con esto, Goya quería resaltar el fuerte carácter dominante del monarca, de la que eran famosas sus infidelidades con el primer ministro Godoy. Mientras, el rey aparece bonachón y distraído. La poca profundidad de la obra, la desorganización de los personajes y el juego de luces y sombras transmiten agobio y negatividad, efecto que quería transmitir el pintor al hablar de la realeza. A pesar de esta crítica, los monarcas mostraron entusiasmo al ver la obra.” (3)

    FUENTES:
    (1) AGUILAR DÍAZ, Carmen y otros; Historia del Arte 2º de Bachillerato; editorial Santillana. Pagina 361
    (2) http://rothko.espacioblog.com/post/2006/04/16/la-familia-carlos-iv
    (3) Ibídem.

  4. Alejandro Gómez dice:

    Alejandro Gómez
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: La Familia de Carlos IV.
    Clasificación: Pintura del Neoclasicismo español.
    Datación: 1800.
    Autoría: Francisco de Goya.
    Localización: Museo del Prado, Madrid (España).

    DESCRIPCIÓN:
    “Goya sitúa la acción en lo que parece ser una estancia del palacio, con las paredes pintadas de verde y adornadas con dos grandes cuadros. Trece figuras parecen posar ante el pintor, cuya presencia a la izquierda del lienzo y junto a los miembros de la realeza lleva a establecer un estrecho paralelismo con “Las Meninas” de Velázquez, artista por el que Goya sentía una profunda admiración. La Familia Real se muestra de pie, vestida de sedas y cubierta de joyas y condecoraciones. Su aparente quietud y rigidez se ve atemperada por sus distintas estaturas y por la forma en que está distribuida: en tres grupos de cuatro (dos hombres y dos mujeres en cada uno). Destaca el conjunto en torno de la reina María Luisa, por estar en el centro y por ser la figura más iluminada, si bien se halla algunos pasos por detrás del rey, tal y como lo exigía el protocolo.”(1)

    “Aparecen retratados, de izquierda a derecha, los siguientes personajes: Carlos María Isidro, hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma; el futuro Fernando VII, hijo primogénito de la real pareja; Goya pintando, como había hecho Velázquez en Las Meninas; Doña María Josefa, hermana de Carlos IV; un personaje desconocido que podría ser destinado a colocar el rostro de la futura esposa de Fernando cuando éste contrajera matrimonio, por lo que aparece con la cabeza vuelta; María Isabel, hija menor de los reyes; la reina María Luisa de Parma en el centro de la escena, como señal de poder ya que era ella la que llevaba las riendas del Estado a través de Godoy; Francisco de Paula de la mano de su madre, de él se decía que tenía un indecente parecido con Godoy; el rey Carlos IV, en posición avanzada respecto al grupo; tras el monarca vemos a su hermano, Don Antonio Pascual; Carlota Joaquina, la hija mayor de los reyes, sólo muestra la cabeza; cierra el grupo D. Luis de Parma; su esposa, María Luisa Josefina, hija también de Carlos IV; y el hijito de ambos, Carlos Luis, en brazos de su madre. Todos los hombres retratados portan la Orden de Carlos III y algunos también el Toisón de Oro, mientras que las damas visten a la moda Imperio y ostentan la banda de la Orden de María Luisa. Carlos IV también luce la insignia de las Ordenes Militares y de la Orden de Cristo de Portugal.”(2)

    “El modo como se disponen sus protagonistas, se ha concebido con una intención claramente dinástica. Con un mensaje tranquilizador, la reina se presenta como madre prolífica a la vez que, mediante la inclusión prematura de la futura princesa de Asturias, cobraba mayor fuerza la seguridad en la descendencia, garantizada en cualquier caso por la presencia del pequeño en brazos de la infanta María Luisa. (…) Los gestos revelan unos rasgos muy humanos en el comportamiento íntimo y familiar de los retratados: la infanta Isabel sostiene a su niño muy cerca del pecho, evocación de la lactancia, y el infante don Carlos se abraza tiernamente a su hermano Fernando, denotando cierta timidez y miedo.”(3)

    “Se elimina todo lo accesorio y el pintor va a lo fundamental, a lo principal, que en este caso se consigue principalmente a través de dos recursos magistralmente tratados: la luz y la pincelada. Una luz que irrumpe desde un foco lateral por la izquierda y que proyecta las sombras en el suelo, además de bañar con rotunda diafanidad a toda la familia en su conjunto, y que es la que precisamente deja en sombra el segundo plano donde se esconde el propio Goya, autorretratado en una posición muy marginal. (…) La pincelada enriquece esa misma sensación de luminosidad con la pastosidad de sus trazos, sumándose al tono cálido de unos colores que, sin estridencias, agrandan la brillantez del cuadro. (…) Se encuentran tres colores puros acertadamente distribuidos en la obra: rojo, verde y amarillo. (…) En la parte central del lienzo está el príncipe vestido en un rojo mucho más puro que el resto. El amarillo se presenta en los vestidos de las mujeres.”(4)

    EXPLICACIÓN:
    Se trata de un retrato colectivo “de la familia del rey Carlos IV (1748-1819) realizado entre Aranjuez y Madrid en la primavera y verano de 1800, poco tiempo después de ser nombrado Goya primer pintor de cámara, en el que resalta la maestría del pintor para individualizar caracteres. Los precedentes de esta compleja composición son el Retrato de Felipe V con su familia de Louis-Michel van Loo y Las Meninas de Velázquez, ambas obras en las colecciones del Museo del Prado.”(5)

    “El retrato que realiza Goya es peculiar y diferente, y lleva ese sello inconfundible que define su estilo personal. (…) Es evidente que Goya al realizar la obra tiene en mente el cuadro de Las meninas de Velázquez. Algunas coincidencias son evidentes: su propio autorretrato pintando; su aparición en medio de la familia real como una forma de reivindicar el trabajo del artista y su relevancia social, tal y como había hecho Velázquez; así como la inclusión de dos cuadros al fondo del lienzo, que en este caso no se han podido indentificar y que probablemente no tuvieran el significado simbólico de los cuadros que aparecen en Las meninas, por lo que deben de entenderse como un guiño más. (…) No es de extrañar que el pintor buscara estas coincidencias con Las meninas pues como él mismo decía, “no tenía más que tres maestros en su pintura: Rembrandt, Velázquez y la naturaleza”. (…) A su indudable profundidad psicológica, añadía un apunte personal, a veces cargado de ironía, y a veces, como pudiera pensarse en este caso, de una crítica velada al desgobierno monárquico en el que estaba derivando la familia retratada. (…) El cuadro no fue criticado por la familia real, al contrario, fue bien acogido, sin gran entusiasmo, pero con algunos comentarios laudatorios por parte especialmente de la reina. El mismo rey decía de él en tono coloquial que era el “retrato de todos juntos”, sin ningún ánimo de crítica. (…) El cuadro es una de las muestras de más calidad de toda la obra de Goya. No es un cuadro complejo desde el punto de vista de los juegos visuales o la estructuración de planos de perspectiva, como había ocurrido en Las meninas. Por el contrario, se trata de un cuadro que se concreta únicamente en la representación de la familia, y que por tanto se concentra en lo principal desentendiéndose de aspectos secundarios. (…) La composición muy cuidada y una técnica avanzada, de pincelada muy suelta y vibrante, pero capaz de reproducir en la distancia los más precisos detalles, completarán la calidad de un lienzo al que podemos considerar una de las obras maestras de toda la Historia de la pintura.”(6)

    FUENTES:
    (1) http://www.jdiezarnal.com/artelafamiliadecarlosiv.html
    (2) http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/cuadros/119.htm
    (3) http://es.wikipedia.org/wiki/La_familia_de_Carlos_IV
    (4) http://artetorreherberos.blogspot.com/2011/04/comentario-de-la-familia-de-carlos-iv.html
    (5) http://www.museodelprado.es/coleccion/galeria-on-line/galeria-on-line/obra/la-familia-de-carlos-iv/
    (6) http://www.artecreha.com/Miradas_CREHA/f-goya-qla-familia-de-carlos-ivq.html

  5. David Torres Díaz dice:

    David Torres Díaz
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: La Familia De Calos IV
    Clasificación: Pintura Neoclásica, Óleo Sobre El Lienzo
    Datación: 1800
    Autoría: Francisco De Goya
    Localización: Museo Del Prado Madrid

    DESCRIPCIÓN:
    “La Familia de Carlos IV supone la culminación de todos los retratos pintados por Goya. La obra fue realizada en Aranjuez entre la primavera y el verano de 1800. En ella aparecen retratados, de izquierda a derecha, los siguientes personajes: Carlos María Isidro, hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma; el futuro Fernando VII, hijo primogénito de la real pareja; Goya pintando como había hecho Velázquez en Las Meninas, Doña María Josefa, hermana de Carlos IV; María Isabel, hija menor de los reyes; la reina María Luisa de Parma en el centro de la escena, como señal de poder ya que era ella la que llevaba las riendas del Estado a través de Godoy; Francisco de Paula de la mano de su madre, de él se decía que tenía un indecente parecido con Godoy; el rey Carlos IV, en posición avanzada respecto al grupo; tras el monarca vemos a su hermano, Don Antonio Pascual; Carlota Joaquina, la hija mayor de los reyes, sólo muestra la cabeza; cierra el grupo D. Luis de Parma; su esposa, María Luisa Josefina, hija también de Carlos IV; y el hijito de ambos, Carlos Luis, en brazos de su madre. Todos los hombres retratados portan la Orden de Carlos III y algunos también el Toisón de Oro, mientras que las damas visten a la moda Imperio y ostentan la banda de la Orden de María Luisa. Carlos IV también luce la insignia de las Ordenes Militares y de la Orden de Cristo de Portugal.”(1)
    “En este cuadro Goya retrató a la familia de Carlos IV. Cada personaje fue retratado por separado sobre un fondo rojo, de esta manera, Goya pudo concentrarse y captar sus expresiones y gestos.
    Los adultos muestran expresiones poco alegres, están representados con fealdad y poca majestuosidad, con esto Goya pretende hacer una crítica: mostrar realmente como es la monarquía. Pese a la fealdad, resalta la suntuosidad de las joyas y los trajes de los personajes. Esta escena está envuelta en un ambiente distendido, más bien burgués y cotidiano.”(2)

    EXPLICACIÓN:
    “El resultado de esta aparente contradicción es la demostración de cómo el genio de Goya encuentra su propio vehículo de expresión: un lienzo al óleo de generosas dimensiones (más de tres metros de ancho por otros casi tres de alto); un friso compuesto por un total de catorce personajes con el que Goya rinde a la vez un emocionado homenaje a Velázquez. Como él, introduce a la izquierda del espectador el reverso de un lienzo sobre caballete. Como el pintor sevillano, se retrata también a sí mismo, aunque en un alarde de modestia lo hace en un segundo plano y en la penumbra, de forma que sólo vemos de él su rostro y poco más. También como Velázquez ha colocado a la real familia en una estancia y, como sucede en Las Meninas, podemos apreciar dos cuadros al fondo de la sala. Pero este cuadro no es sólo la numerosa familia de Borbones que tanto sufrimiento acabó por traer al país. Son también los dos lienzos que Goya pinta como fondo de la estancia: un paisaje a la derecha y un tema mitológico a la izquierda, probablemente relacionado con la mitología de Hércules y, de este modo, con el origen extraordinario de la dinastía francesa. La familia de Carlos IV es también esa poderosa luz que inunda el cuadro desde la izquierda, proyectando las sombras en el suelo. Es esa pincelada suelta de Goya que es capaz de captar a fondo la personalidad del retratado sin detenerse en demasía sobre el lienzo.”(3)

    FUENTES:
    (1)http://diasdeaplomo.blogspot.com/2010/12/la-familia-de-carlos-iv.html
    (2)http://conocearte.wordpress.com/2010/06/12/la-familia-de-carlos-iv/
    (3)http://aprendersociales.blogspot.com/2009/04/la-familia-de-carlos-iv.html

  6. Antonio José Santamaría Ruiz dice:

    Antonio José Santamaría
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: La familia de Carlos IV
    Clasificación: Pintura Neoclásica española.
    Datación: 1800
    Autoría: Francisco de Goya
    Localización: Museo del Prado en Madrid, España

    DESCRIPCIÓN:
    “En él aparecen ordenadamente todos los miembros de la familia real con intención de realzar la figura de la reina María Luisa, que ocupa el centro de la escena pasando un brazo maternalmente sobre los hombros de la infanta María Isabel a la vez que lleva cogido de la mano al infante don Francisco de Paula, quien a su vez se la da al rey. A la izquierda se sitúan el futuro Fernando VII sujetado por la espalda por el infante Carlos María Isidro y una joven elegantemente vestida pero sin rostro, recurso empleado por Goya para representar a la futura esposa del príncipe de Asturias cuando esta aún no había sido ni siquiera elegida. A la derecha, la infanta María Luisa, con su marido el duque de Parma, lleva en brazos al pequeño infante Carlos Luis. Ocupando el fondo están los hermanos del rey, a la izquierda María Josefa de Borbón y a la derecha Antonio Pascual, éste último junto a otra figura femenina de la que sólo se ve la cabeza de perfil, que se ha identificado diversamente como su esposa, la infanta María Amalia, fallecida dos años atrás, o como la hija mayor de los reyes, la infanta Carlota Joaquina, reina de Portugal, a la que Goya no tuvo ocasión de retratar por hallarse ausente de España desde hacía algunos años. El modo como se disponen sus protagonistas, se ha concebido con una intención claramente dinástica. Con un mensaje tranquilizador, la reina se presenta como madre prolífica a la vez que, mediante la inclusión prematura de la futura princesa de Asturias, cobraba mayor fuerza la seguridad en la descendencia, garantizada en cualquier caso por la presencia del pequeño en brazos de la infanta María Luisa.”

    “Una luz que irrumpe desde un foco lateral por la izquierda y que baña con rotunda diafanidad a toda la familia en su conjunto, y que es la que precisamente deja en sombra el segundo plano donde se esconde el propio Goya, autorretratado en una posición muy marginal. Luz que envuelve el cuadro en una atmósfera cálida y brillante que dignifica el retrato de todo el grupo, y que envuelve la escena en un ambiente tan real, que consigue que los personajes resulten mucho más cercanos. La pincelada enriquece esa misma sensación de luminosidad con la pastosidad de sus trazos, sumándose al tono goloso de unos colores que, sin estridencias, agrandan la brillantez del cuadro. Es Goya por tanto en estado puro, porque su pincelada de barrastrón, cargada de empaste y aplicada en amplias manchas de color contribuye, como tantas veces en sus obras, a la fuerza expresiva del retrato. De hecho, el cuadro es una obra llena de humanidad y franqueza, y por eso tal vez fuera finalmente bien acogido, porque la familia real se vio asimisma como era, no a lo mejor como le hubiera gustado ser representada, pero sí como era en realidad. La composición muy cuidada y una técnica avanzada, de pincelada muy suelta y vibrante, pero capaz de reproducir en la distancia los más precisos detalles, completarán la calidad del lienzo.”(2)

    EXPLICACIÓN:
    “Es evidente que Goya al realizar la obra tiene en mente el cuadro de Las meninas de Velázquez. Algunas coincidencias son evidentes: su propio autorretrato pintando; su aparición en medio de la familia real como una forma de reivindicar el trabajo del artista y su relevancia social, tal y como había hecho Velázquez; así como la inclusión de dos cuadros al fondo del lienzo, que en este caso no se han podido indentificar y que probablemente no tuvieran el significado simbólico de los cuadros que aparecen en Las meninas, por lo que deben de entenderse como un guiño más de Goya hacia la obra de Velázquez. No es de extrañar que el pintor buscara estas coincidencias con Las meninas pues como él mismo decía, no tenía más que tres maestros en su pintura: Rembrandt, Velázquez y la naturaleza.”(3)

    “Para La familia de Carlos IV, Goya realizó apuntes del natural, cinco de los cuales se conservan en el Museo del Prado. El pintor imprimió sobre la tela, con sorprendente simplicidad y seguridad de toque, los rasgos de los retratados. En el lienzo definitivo estos rasgos, aunque sin apenas modificación, aparecen, no obstante, un tanto atenuados. En el apunte de la infanta doña María Josefa, Goya puso de manifiesto el poco afecto que por ella sentía. Representó, descarnadamente, un rostro feo y de aspecto brujesco. En el lienzo definitivo Goya la situó en un segundo término, como correspondía a un personaje gris, que vivió a la sombra del monarca.”(4)

    FUENTES:
    (1) http://es.wikipedia.org/wiki/La_familia_de_Carlos_IV
    (2) http://www.artecreha.com/Miradas_CREHA/f-goya-qla-familia-de-carlos-ivq.html
    (3) Ibid.
    (4) http://www.biografiasyvidas.com/monografia/goya/cuadros15.htm