EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ

Identifica y define la obra. Describe el tema de la pintura e identifica los personajes que aparecen; analiza la composición, la estructura y la distribución del tema; comenta las singularidades del color y aspecto de las figuras. Explica las características del estilo del autor, las influencias que recibe y las peculiaridades que presenta. Menciona con citas numeradas las fuentes que utilices.

Una respuesta a EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ

  1. José Adrián Ruiz Bautista dice:

    José Adrián Ruiz
    ANÁLISIS ARTÍSTICO

    IDENTIFICACIÓN:
    Denominación: El entierro del señor de Orgaz
    Clasificación: Obra pictórica del manierismo español
    Datación: 1586-1587
    Autoría: Doménikos Theotokópoulos “el Greco”
    Localización: Iglesia de Santo Tomé, Toledo (España)

    DESCRIPCIÓN:
    “En la parte alta observa una zona celestial donde aparecen Cristo, la Virgen, ángeles, santos y otros personajes ya fallecidos. (…) En la parte inferior, la terrenal, se representa un entierro rodeado de personajes, unos eclesiásticos y otros civiles.

    El celebre lienzo, de formato adaptado al vano formado por dos pilares cerrados por un arco de medio punto, aparece divido en dos zonas: una celestial y otra terrena, fórmula muy utilizada por el artista en otras obras de temática religiosa; vemos en este caso el gran espacio concedido a la primera en detrimento de la zona baja en la que renunciando a toda escenografía expone sencillamente el asunto central del cuadro, el milagroso entierro al que asisten los caballeros y los representantes de las órdenes religiosas más importantes junto a la aristocracia clerecía.

    Los rostros alargados, la maneras dignas y contenidas dispuestas al arrebato espiritual, pues los caballeros asistentes no sólo acompañan al difunto amigo en la ceremonia de su entierro, sino que para muchos es la ocasión de reflexionar sobra la propia mortalidad; todos parecen ensimismados en su discurso íntimo e individual lo que produce en sus rostros, más allá de las individualidades personales, rasgos de sobria tristeza y melancolía que refleja una misma concepción del mundo y una actitud de contemplación sosegada.

    Y para conseguirlo, el artista los colocó a todos con un claro sentido isocefálico, con igual alargamiento en sus rostros y figuras, agrupados formando un interrumpido friso, vestidos todos de negro. En el centro de la zona baja San Agustín y San Esteban, son respectivamente un anciano con barba blanca y un joven de aspecto virginal, sostienen el cuerpo exánime del caballero revestido con una armadura de acero, parcialmente pavonada en oro y exquisitos reflejos metálicos, y un rostro matizado por el color del fallecimiento”(1)

    La indumentaria de los dos santos contiene una serie de pequeñas pinturas que decoran sus capas pluviales, introduciendo el asunto de la pintura en la pintura, entre las que destaca el propio “Martirio de San Esteban” y una franja vertical de santos. El amarillo del oro, el blanco y rojo de los bordados predominan en este grupo de figuras que contrasta con el negro de la vestimenta de los asistentes al sepelio, los testigos del milagro, los caballeros toledanos, todos ellos identificables, pese a que su identidad precisa sea muy problemática”(2)

    EXPLICACIÓN:
    “Es destacable el profundo e insólito realismo dado a los caballeros que asisten al milagro, asentándose como el modelo al posterior retrato español. Está en contraste con los santos enterradores, y ello le costó al Greco muchas críticas negativas en los siglos posteriores. Esta fila parece estar iluminada por los dorados resplandores de los santos, ataviados de obispo San Agustín y de diácono San Esteban. El conde también lleva una reluciente armadura, dándole cierta gravidez. La belleza de este trío es evidente, Los santos no van aureolados y sus vestiduras religiosas son contemporáneas y profusamente suntuosas, con escenas bordadas de santos y de su propia vida, en el caso de San Esteban. Es obvio que todos los personajes aquí presentes, son personalidades del Toledo de la época. De este modo, el joven en primer plano, con una antorcha, no es otro que el propio hijo del Greco, Jorge Manuel, portando un pañuelo con la firma de su padre. En la figura de San Pedro han querido ver al famoso sacerdote humanista Antonio de Covarrubias, y así hasta un supuesto autorretrato del Greco en uno de los caballeros, el que mira directamente al espectador.”(3)

    FUENTES:
    (1) http://www.toledo-virtual.com/entierro-conde-orgaz/4-1-8-1.htm
    (2) Ibid.
    (3) http://mundoarte.portalmundos.com/el-entierro-del-conde-orgaz-el-greco/
    _status=moderated